Reflexiones a través de una ventana

¿No os ha pasado nunca que al mirar por la ventana es como si os trasladarais a otra parte? ¿Como si desde un rinconcito fueras testigo de miles de historias que quién sabe si algún día tú misma vivirás? A mi sí, no  sé , siempre me ha gustado mirar por la ventana…sobre todo los días lluviosos, y eso que la lluvia no me gusta para nada, pero es como que me transmite una nostalgia especial que me hace recordar momentos pasados e incluso extrañarlos. ¿Quién no ha mirado una tarde lluviosa desde la ventana y se ha imaginado a esa persona especial comiendo palomitas con la mantita ahí al lado tuya? o ¿quién no ha querido ser la pareja que va juntita en un solo paraguas? ¿o esa niña pequeña que con sus botas de agua ha saltado y se ha bañado en los charcos sin importarle que se ensucie? De verdad, ¿Quién no ha pensado éstas cosas mirando por la ventana? Porque yo sí. Es más… me hallo escribiendo esto porque sí, está lloviendo y acabo de asomarme a la ventana, normalmente lo hago cuando estoy de bajón, para que me dé el aire pero hoy especialmente ha sido casualidad y oye, qué bien me ha venido.

Mientras veía coches  y coches pasar, y parabrisas moverse de un lado hacia otro me ha dado por pensar…. ¿a dónde irán? con la que está cayendo…¿a dónde irán? Muchos de ellos eran furgonetas, por lo que supongo que la gran mayoría estarían trabajando pero…¿y los demás? Dentro de cada uno de esos coches hay personas que imagino que serán muy distintas, o no. Tal vez unos vayan a casa, otros a la compra, otros al médico… Pero, ¿y si resulta que alguno de los coches que han pasado por aquí, lleva la misma dirección?  ¿Y si sus dueños están destinados a conocerse por alguna razón? O quizá ya se conocen… quién sabe. La cuestión es que el mundo es un pañuelo y posiblemente, algo grande pase hoy. Hoy nacerán mil niños, romperán y se unirán parejas, caducarán yogures, alguien cumplirá años, se descubrirá algo nuevo, se conocerá gente… Y todo eso con la que está cayendo eh, y yo en mi casa. Entonces es cuando me planteo: ¿y yo, qué me va a pasar a mi si me quedo aquí, mirando por una ventana?  Si no salgo, si empiezo a delirar imaginándome mil cosas a raíz de unos coches. Pero es que es así, muchas  veces no valoramos que estamos perdiendo el tiempo por vagancia, o en mi caso… por la pereza de salir a la calle porque esté lloviendo. ¿Te das cuenta de la de cosas que te puedes perder? ¿por qué no? así que vístete  y sal a la calle, aunque salgas sola. Sal, paséate y si llueve… coge el paraguas, quién sabe si al final, lo vas a tener que compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s