Dos en uno

¡Hola a todos! Ha llegado ya Septiembre y muchos andamos ya echando de menos el verano aunque ni siquiera ha terminado aún. Por eso hoy LUNES (que a mi ahora me suena muy bien pero cuando empiece la universidad los volveré a odiar) he querido amenizar el día con DOS reflexiones, por falta de una… jajaja Son cortitas por eso he decidido poner dos y nada, espero que os guste y si es así, compartáis por las redes sociales.

Y aquí van:

NADA ES DEMASIADO IMPORTANTE

La mezcla de los colores del arcoíris, el último trago del Colacao de por las mañanas, el olor del asfalto después de la lluvia, la sonrisa a carcajadas de un bebé, la brisa en la cara al montar en moto, el cosquilleo en el estómago al subir a la montaña rusa, el “qué guapa y que grande estás” de tu vecina al sujetarle la puerta del portal, el placer de pasear en sujetador y bragas por tu casa en verano, el gusto de quitarte los tacones después de una noche de fiesta, el sonido del mar, los cascos a toda voz antes de dormir, la adrenalina de los saltos en medio de un concierto… Pequeñas cosas que aprendí a valorar con el tiempo y que me han hecho entender que lo verdaderamente valioso de la vida son instantes, recuerdos grabados en bolas de cristal guardadas en la memoria. Cosas simples que me hacen ver que realmente, nada es demasiado importante y que lo “importante” es siempre lo más fácil de tener.

20150605_212803

Y a esto lo llamo yo valorar las pequeñas cosas. Somos mis amigas y yo tocando la valla de la primera fila en un concierto muy especial.


VIVIR EN BLANCO Y NEGRO

Vivir en blanco y negro es complicado. Y no me refiero a la época en que las fotos salían en blanco y negro, me refiero a vivir en los extremos. A ser bueno o ser malo, a ser difícil o fácil, a ser un sí o un no, ¿Por qué no un “quizás”? ¿Dónde queda la esperanza? 

No todo tiene que ser tan radical, hay que dejar espacio para los sueños, para la ilusión… El “no” es fácil tenerlo, por eso no me gusta. No me gusta porque le quita protagonismo a las ganas de soñar. Vivir en un término medio es lo que te da la fuerza de conseguir lo que quieres y el “sí”….
Tampoco me gusta el “sí”. Es como que teniendo el “sí” lo tienes todo y no, porque teniéndolo todo tampoco puedes soñar con algo mejor.
¿En qué momento comenzamos a vivir en blanco y negro? Tal vez cuando el miedo se apoderó de nosotros por el miedo a fallar, pero créeme, la vida no es solo de dos colores, tú eres el único que puede darle el color que quieres a tu vida. Yo elegí el color de los sueños, que es como un tono gris intermedio que te invita a mantenerte siempre en el ecuador de tu vida.
Así que como consejo, arriésgate, no vivas siempre en blanco y negro.TÚ DEDICES el color de la vida

 

¡Hasta el próximo Lunes! muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuak

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s