No hay orilla

Nunca imaginé que nuestra playa acabaría siendo desierto. Que cambiaríamos el agua salada del mar por la que ahora cae de nuestros ojos.

Cuántas tardes dejando que los rayos del sol incidieran en nosotros y fueran testigo de nuestra locura. Que para locura, tus caderas saliendo del mar. Cualquiera en su sano juicio se hubiera vuelto loco por ti.

Jamás pensé que tendría que ponerme a buscar piedras preciosas en la orilla porque antes sólo tenía que mirarte para encontrarlas. Quién me va a dejar caer el agua del pelo encima cuando tomo el sol haciéndome pasar frío. Y escalofríos, si después acompaña un beso. Dime dónde encuentro yo la calma aquí si no es el sonido del mar lo que me relaja, sino tu risa.

No logro entender por qué te has ido. Y porqué siento que este verano va a ser el más frío de mi vida.

Un comentario en “No hay orilla

  1. viajandoconeleblog dijo:

    Precioso Bárbara!!!!!!! 🙂
    Esta frase es TOP: “Cuántas tardes dejando que los rayos del sol incidieran en nosotros y fueran testigo de nuestra locura.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s